16 agosto 2006

COLECCIONAR MARCAPÁGINAS

Cada colección es un mundo y no pretendo en estas líneas dar lecciones a nadie de como se debe coleccionar, tan solo quiero hacer algunos comentarios mostrando las diferentes formas que conozco de coleccionar Marcapáginas.

Habría que comenzar intentando aclarar qué es un marcapáginas. En prinicpio, y como hemos definido anteriormente, un marcapáginas es un objeto que sirve para señalar la página donde hemos dejado la lectura. Esta definición tendría que ser delimitada porque sino cualquier papel u objeto que utilicemos para este fin (un billete de metro, un ticket de compra, etc) se convertiría en un marcapáginas. Yo creo que las características principales serían:

1.- No tiene otro fin práctico que el de marcar la lectura
2.- Suelen ser en un 90% de las ocasiones, de papel d eun gramaje superior al normal, aunque pueden ser de metal, cuero o plástico
3.- Suelen tener una forma rectangular con unas medidas medisa que oscilan entre 10 y 25 cm de largo y 5 y 10 cm de ancho, aunque pueden tener también otras formas (muchas veces jugando con los logotipos de las empresas)

Hasta este punto parece claro que es un marcapáginas, pero ahora habría que aclarar que es lo que no es. Muchas veces podemos dudar a la hora de incluir algunas piezas gráficas a nuestra colección, sobre todo en los siguientes casos:

A.- Las tarjetas postales; algunos marcapáginas editados por las editoriales tienen este formato, por lo que en este caso no hay ninguna duda, pero yo creo que tambiénserían válidas aquellas tarjetas que se utilizan para la presnetación de libros, conferencias, o cuyo dibujo represente algo relacionado con los libros

B.- Las entradas de conciertos y discotecas. Muchas veces estas entradas están editadas en cartulina y tienen forma rectangular imitando exactamente a los marcapáginas. Algunos pub incluso han llegado e indicar en ellas que posteriormente pueden tener este uso. La mayoría de los coleccionistas, por lo que he comprobado en los intercambios, sí las incluimos en nuestras colecciones, pero esto es una decisión personal

C.- Los folletos publicitarios, calendarios, tarjetas de visita, pegatinas, etc. En su mayoría no podrían ser considerados marcapáginas, pues generalmente están editados en otros soportes (papel fino, autoadhesivo, etc), no tienen los formatos clásicos y no tienen nada que ver con nuestra colección. Igualmente hay excepciones, sobre todo cuando son de librerías o empresas relacionadas con el libro, o publicidad en formatos que se ajustan a las características buscadas, o indican explícitamente que ese puede ser su uso

¿CÓMO SE EMPIEZA ESTA COLECCIÓN?

Casi todos nosotros hemos comenzado esta colección por nuestro amor a los libros y a las librerías. La mayoría de las veces la colección comienza sin querer: vas acumulando los que màs te gustan, los quete regalan, los que te compras en museos y al final te das cuenta que tienen un buen montón de ellos y que en el fondo ya eres un coleccionista. Pero una colección no significa amontonar; debemos huir de las cajas de zapatos o los cajones ("de sastre o desastre").

Si decidimos que lo que tenemos en nuetras manos es una colección, debemos empezar a pensar en colocarlas y clasificarla, pues cuanto más piezas tengamos, más difícil resultará ponernos a ellos y corremos el riesgo de cansarnos enseguida.

En este primer capítulo nos vamos a encargar de la colección y en el próximo boletín de la clasificación.

¿CÓMO SE PUEDEN COLOCAR LOS MARCAPÁGINAS?

Por sus características generales: normalmente de papel, planos y alargados, su colocación ideal es en algún tipo de albúm. En muchas ocasiones no es fácil encontrar las hojas apropiadas por lo que cada coleccionista se busca el método que mejor pueda adaptar. En muchas ocasiones es conocido que coelccionistas utilizan hojas de plástico de papelería y sujetan los marcapáginas con cinta adhesiva, también algunos introducen cartulinas en esas hojas y los sujetan con cantoneras; otros utilizan hojas para otros fines, por ejemplo para cliché, por último están los que consiguen hojas apropiadas para esta colección, ya sea porque las encargan a los fabricantes (el problema está en el número mínimo que exigen) o bien porque conozcan alguna marca de coleccionismo que lo haga. Estas hojas deben ser de variados tamaños, pues existen numerosas mediadas y formas diferentes.

Aunque de la clasificación hablemos próximamente, tenemos que tener en cuenta que son dos funciones interrelacionadas, por lo que lo adecuado a este tipo de hojas es un albúm que permita intercalar hojas según vayamos aumentando la colección y así no tener que estar manipulando marcapáginas constantemente.

Estos albumes deberán estar en lugares secos pues al ser de plástico pueden coger humedad en las láminas y estropear algún tipo de papel (es caso bastante exagerado, pero no imposible).

En el caso de los marcapáginas metálicos o de madera, que abultan bastante y sobre todo pesan más de lo normal, pero que normalmente sólo son una pequeña parte de la colección, podemos escoger entre adaptarlos como mejor podamos a un albúm exclusivo para ellos u otros sistema para guardarlos, como una caja o una cartulina o plástico duro donde engancharlos.

En cualquiera de los casos, estoy segura que ver nuestra colección colocada da mucha satisfacción, pues nos da la oportunidad de disfrutar de ella y no sólo saber que la tenemos.

Este artículo fue escrito por Hortensia Barderas, coleccionista española, en la Revista Parentesis, editada por La Asociación de Coleccionistas de Marcapáginas Punto y Seguido con sede en España.
Está autorizada su reproducción

2 comentarios:

Olindo dijo...

Ciao Olga
he leído con interés este tu artículo. Y' importante la parte relativo los criterios para definir un marcalibros. Te hago una propuesta: ¿por qué no te haces promovedora entre todos los coleccionistas de marcalibros por la definición de las características que tiene que tener un marcalibros? Usted podría fijar así un criterio internacional para definir el marcalibros.
¿Cosa dices de ello?
Con simpatía
Olindo

Romina dijo...

querida olga eres todo lo que yo he hecho durante mi adolescencia...excelente pagina...