23 septiembre 2005

Breve Reseña Histórica

Acá transcribo otra historia sobre los marcapáginas. Es más corta y sencilla que la anterior
Breve Reseña Histórica
"Tradicionalmente los libros de lujosa encuadernación siempre han presentado una cinta que, estando fija en su parte superior, permite marcar la página donde interrumpimos la lectura para retomarla más adelante con facilidad.
Esta cinta, llamada "punto de lectura" o "medianil" ha desaparecido de las encuadernaciones más populares, en parte por el ahorro de costes que supone y en parte por la imposibilidad de fijar la cinta en todas las encuadernaciones tipo rústica.
De este modo, el que más y el que menos, todos empleamos algún sistema para marcar la página donde interrumpimos la lectura, desde la desaconsejable esquina doblada hasta introducir la contracubierta del propio libro o una tira de papel arrancada de cualquier periódico.
¿Qué es un marcapáginas?
Se trata de una tira de cartulina con un dibujo o grabado impreso, de modo que además de permitir señalar una página del libro le complementa y embellece. El grosor de la cartulina debe ser el adecuado, para que no se deteriore rápidamente si es demasiado fina, ni dificulte la curvatura natural de las páginas del libro mientras lo leemos si es demasiado gruesa . Para un libro determinado no es adecuado cualquier marcapáginas, si no únicamente aquellos cuyos grabados o dibujos los sentimos afines y próximos a la temática del libro.
Dado que el marcapáginas es un excelente complemento de cualquier libro, tanto por su utilidad como por su imagen, cada nuevo libro que se incorpore a nuestra biblioteca debe ser complementado con un marcapáginas del que ya nunca se debería separar, ni siquiera tras haberlo leído."
Extraído de: http://marcapaginasss.iespana.es/

1 comentario:

BUKANERO dijo...

Buen dato historico un gran aporte